¿Bodas tradicionales o tradiciones en las bodas?

Desde siempre, las bodas han estado ligadas a diferentes tradiciones que han ido evolucionando u olvidándose, pero no cabe duda de que hay rituales más conocidos y preferidos por las parejas que otros.

Sin duda, la tradición por excelencia y más conocida es la del vestido blanco de la novia, pero ¿es algo actual? Esta tradición viene de 1840, cuando la reina Victoria de Inglaterra lo llevó en su boda y desde entonces inició algo que sigue hasta nuestros días. Hasta este momento, las novias llevaban vestidos de todos los colores, incluso negro. Si bien es cierto que en la actualidad las novias siguen esta tradición, no lo hacen al pie de la letra. El vestido de la novia en pocas ocasiones es ya completamente blanco, es más corriente ver vestidos de color beige o crudo, incluso tonos pasteles como rosas, azules o verdes.

Otra de las tradiciones más afianzadas y popularizadas es el llevar algo nuevo, algo viejo, algo azul y algo prestado, la cual sigue estando presente en la mayoría de las bodas, casi siempre en detalles sutiles de los complementos de la novia. Estos detalles tienen significados especiales, el que la novia lleve algo azul simboliza la lealtad y la fidelidad de la pareja, llevar algo viejo representa la conexión con el pasado y la unión familiar. Así, llevar algo prestado representa que alguien más comparte la felicidad de la novia y comparte su buena suerte. Y por supuesto, llevar algo nuevo simboliza el futuro, el cambio y el inicio de una nueva etapa.

Para cumplir con estas tradiciones las novias suelen recurrir a otras, como el uso del velo o la liga. En su caso, el velo se utilizaba antiguamente en las culturas orientales para ocultar el rostro de la novia en los matrimonios concertados, así el marido no podría ver su cara hasta después de la ceremonia. Actualmente, este significado se ha perdido y el velo se lleva como un complemento más de la novia, que suele ser una pieza especial, aunque bien es cierto que está más presente en bodas religiosas que civiles.

Foto de Kokorofotografía

Sin embargo, la liga es una tradición que ha pasado prácticamente al olvido. El llevarla es considerado tradicionalmente como un símbolo de pureza y virginidad. Se supone que la novia debe tirar la liga a los hombres invitados, pero la tradición ha ido cambiando y en muchas ocasiones esta se regala a alguien cercano, normalmente a las amigas más allegadas.

Por otro lado, en muchas ocasiones nos encontramos con la cuestión de tirar el ramo o no a las invitadas para ver quién será la próxima en vestirse de novia. Esta tradición no es muy usual en nuestro país. Sin embargo, lo que hacen la mayor parte de las novias es regalar el ramo directamente a las personas que ellas eligen, bien a sus madres, hermanas, suegras o amigas íntimas.

Al igual que ocurre con otras tradiciones, la tradición del primer baile de la pareja recién casada, ha ido evolucionando y adaptándose a las nuevas tendencias y generaciones. En la actualidad, son escasas las parejas que deciden seguir la tradición de bailar el vals, pero se mantiene el hecho de abrir el baile con otro tipo de música más actualizada como salsa, bachata, rock and roll, etc.

Fotografía de Alberto Quero.

De otra manera, encontramos tradiciones que se han adaptado hasta convertirse en su propia versión moderna, por ejemplo el llamado “First look”. Se trata de la versión evolucionada del conocido “no verse antes de la boda” para evitar mala fortuna. El first look consiste en un momento, creado en cierto modo por los fotógrafos, antes de la ceremonia en el que los novios se encuentran por primera vez vestidos para la ocasión. Así, este se convierte en un momento íntimo, en el que la pareja deja escapar sus emociones tan solo ante los fotógrafos y estos tienen la oportunidad de captar la esencia del momento sin la presión ni distracción de las consecuencias de la ceremonia.

Otro de los ejemplos de las tradiciones modernas, es el “Save the date”, que ha sustituido o complementado en muchas ocasiones, a las invitaciones. Consiste en un elemento que proporciona la información sobre la fecha de la boda a los invitados, puede considerarse una especie de preinvitación, que suele ser de lo más original, lo más comunes suelen ser vídeos, fotos o tarjetas, pero puede adaptase a la imaginación de los novios.

Por último, pero no menos importante, hablamos de la nueva tradición de Wedding planners. En las bodas de la actualidad, pocas son las novias que siguen organizando sus bodas junto a sus madres como se hacía años atrás, sino que esta se ha convertido en la tarea de los wedding planners, quienes se encargan de organizar el evento pensando en todos los detalles, librándote del estrés y haciendo que tu boda sea diferente, perfecta y a tu gusto.

¡Y en eso La Mesa Once puede ayudarte! ¿Hablamos?

#LaMesaOnce